ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
Rofex20
130.550,00 ARS Rofex20 DIC21
140.800,00 ARS Rofex20 FEB22
Oro
1.864,30 USD Oro NOV21
1.864,00 USD Oro ENE22
Petroleo
80,63 USD Petroleo NOV21
79,70 USD Petroleo ENE22
Maíz
- USD Maiz Ros NOV21
203,60 USD Maiz Ros DIC21
- USD Maiz Ros ENE22
- USD Maiz Ros FEB22
- USD Maiz Ros MAR22
196,40 USD Maiz Ros ABR22
180,50 USD Maiz Ros JUL22
185,80 USD Maiz Ros SEP22
- USD Maiz Ros DIC22
Soja
359,00 USD Soja Ros NOV21
357,00 USD Soja Ros ENE22
- USD Soja Ros FEB22
320,00 USD Soja Ros MAR22
- USD Soja Ros ABR22
320,10 USD Soja Ros MAY22
- USD Soja Ros JUN22
326,00 USD Soja Ros JUL22
329,50 USD Soja Ros SEP22
- USD Soja Ros NOV22
Trigo
- USD Trigo Ros NOV21
242,00 USD Trigo Ros DIC21
248,00 USD Trigo Ros ENE22
252,40 USD Trigo Ros MAR22
252,00 USD Trigo Ros MAY22
254,50 USD Trigo Ros JUL22
- USD Trigo Ros SEP22
- USD Trigo Ros DIC22
- USD Trigo Ros ENE23
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
Rofex20
130.550,00 ARS Rofex20 DIC21
140.800,00 ARS Rofex20 FEB22
Oro
1.864,30 USD Oro NOV21
1.864,00 USD Oro ENE22
Petroleo
80,63 USD Petroleo NOV21
79,70 USD Petroleo ENE22
Maíz
- USD Maiz Ros NOV21
203,60 USD Maiz Ros DIC21
- USD Maiz Ros ENE22
- USD Maiz Ros FEB22
- USD Maiz Ros MAR22
196,40 USD Maiz Ros ABR22
180,50 USD Maiz Ros JUL22
185,80 USD Maiz Ros SEP22
- USD Maiz Ros DIC22
Soja
359,00 USD Soja Ros NOV21
357,00 USD Soja Ros ENE22
- USD Soja Ros FEB22
320,00 USD Soja Ros MAR22
- USD Soja Ros ABR22
320,10 USD Soja Ros MAY22
- USD Soja Ros JUN22
326,00 USD Soja Ros JUL22
329,50 USD Soja Ros SEP22
- USD Soja Ros NOV22
Trigo
- USD Trigo Ros NOV21
242,00 USD Trigo Ros DIC21
248,00 USD Trigo Ros ENE22
252,40 USD Trigo Ros MAR22
252,00 USD Trigo Ros MAY22
254,50 USD Trigo Ros JUL22
- USD Trigo Ros SEP22
- USD Trigo Ros DIC22
- USD Trigo Ros ENE23
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
Rofex20
130.550,00 ARS Rofex20 DIC21
140.800,00 ARS Rofex20 FEB22
Oro
1.864,30 USD Oro NOV21
1.864,00 USD Oro ENE22
Petroleo
80,63 USD Petroleo NOV21
79,70 USD Petroleo ENE22
Maíz
- USD Maiz Ros NOV21
203,60 USD Maiz Ros DIC21
- USD Maiz Ros ENE22
- USD Maiz Ros FEB22
- USD Maiz Ros MAR22
196,40 USD Maiz Ros ABR22
180,50 USD Maiz Ros JUL22
185,80 USD Maiz Ros SEP22
- USD Maiz Ros DIC22
Soja
359,00 USD Soja Ros NOV21
357,00 USD Soja Ros ENE22
- USD Soja Ros FEB22
320,00 USD Soja Ros MAR22
- USD Soja Ros ABR22
320,10 USD Soja Ros MAY22
- USD Soja Ros JUN22
326,00 USD Soja Ros JUL22
329,50 USD Soja Ros SEP22
- USD Soja Ros NOV22
Trigo
- USD Trigo Ros NOV21
242,00 USD Trigo Ros DIC21
248,00 USD Trigo Ros ENE22
252,40 USD Trigo Ros MAR22
252,00 USD Trigo Ros MAY22
254,50 USD Trigo Ros JUL22
- USD Trigo Ros SEP22
- USD Trigo Ros DIC22
- USD Trigo Ros ENE23
Actualizado 07/12/21 17:00

INFORME BCR

Cuál es el impacto del Coronavirus en la economía mundial

En el mundo académico y en los mercados se debate sobre el efecto recesivo del coronavirus a nivel global. La posterior recuperación de la actividad describiría una forma de U. Hay incertidumbre sobre los tiempos y el nivel de actividad final.


De acuerdo al informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, el primer y más crucial aspecto de una epidemia o pandemia es, y seguirá siendo, el sufrimiento humano y la pérdida de vidas. Más allá de este hecho insoslayable, existen consecuencias económicas en Argentina y en el mundo que pueden golpear a nuestras vidas, independientemente de los efectos directos que ocasione la enfermedad y las acciones que se tomen para combatir el avance de la pandemia. Conforme a esto, el artículo se dedica a indagar sobre los posibles efectos en la actividad económica del Nuevo Coronavirus (COVID-19), en la Argentina y en el mundo y se dejarán los temas de etiología, estadísticas sanitarias y métodos de contención para su discusión en otros medios (véase [1], [2] y [3]), ya que nos enfocaremos en lo estrictamente económico.

La lectura que se puede hacer de los mercados financieros es de la expectativa de una caída pronunciada en el nivel de actividad económica a nivel mundial. Se puede identificar un claro quiebre en las cotizaciones de los índices accionarios de las diferentes bolsas en el mundo y de los índices de commodities a partir del 19 de febrero, fecha en donde comienza a amesetarse el crecimiento de los casos de infectados reportados por China y comienzan a incrementarse exponencialmente los casos reportados en el resto del mundo. Al mismo tiempo que el mercado caía, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), recortó recientemente su pronóstico para el crecimiento de 2020 a la mitad, de 2.9 por ciento a 1.5 por ciento, y el FMI ha señalado que emitirá una revisión significativa pronto.

MAV Inread

En la opinión de diversos economistas, analistas e inversores del mercado, se sostienen diferentes posturas sobre el impacto del COVID-19 en la economía de Estados y Unidos y también sobre la economía mundial. Están quienes sostienen que la recesión en Estados Unidos será abrupta, pero de duración muy corta. Otros sostienen que la primera ronda de revisiones puede haber sido demasiado optimista, ya que incorporaron el supuesto ampliamente sostenido (pero incorrecto) de que la recuperación seguiría un patrón similar a V, un golpe del primer trimestre que se compensa inmediatamente en el segundo trimestre.

A lo largo del mes de marzo fue creciendo el reconocimiento de que es más probable una recuperación en forma de U (el shock persiste y, aunque se reanuda el camino de crecimiento inicial, hay una pérdida permanente de producción). De acuerdo con la información descripta por Carlsson-Szlezak et. al [4] “no existe un número único que capte o prevea de manera creíble el impacto económico de Covid-19”. Lo que sostienen los autores es que se debe mirar las variables de diferentes activos del mercado, los patrones de recuperación anteriores y la historia de las epidemias anteriores. Según los datos expuestos, las recuperaciones anteriores provocadas por pandemias generalmente fueron en forma de V. Según El-Erian [5], “Con el creciente reconocimiento de que es más probable una recuperación en forma de U, los pronósticos deberán revisarse a la baja nuevamente, y revisarse a la baja bruscamente. También tendrán que tomarse más en serio el riesgo de una L o incluso una I, es decir, un mercado que permanece plano o en caída libre durante algún tiempo, si las dislocaciones financieras severas terminan agravando los problemas de la economía global”.

A partir de esta fecha, los diversos índices accionarios acumularon caídas de entre 20 y hasta casi el 40 %. Se puede decir que las naciones más afectadas fueron aquellas que con mayor intensidad sufrieron los impactos de la pandemia del Nuevo Coronavirus, con excepción de China tal como consta en otra nota de este informativo semanal. Los factores que incidieron en estas caídas se encuentran la tasa de incremento de casos, la ratio de mortalidad, nivel de ingresos, la salud macroeconómica inicial y las medidas de restricción y estímulo que tomaron los diversos países.

La razón de esta contracción recae en la disminución esperada en el nivel de actividad de muchos países, haciendo caer los ingresos empresariales e impactando en el flujo comercial mundial. La menor demanda ya se trasladó en el nivel de precios de los commodities, principalmente los no agropecuarios. Aun así, hay que tener en cuenta que muchos de estos índices agrícolas siguen al precio del petróleo, el cual ha caído de manera abrupta en el primer trimestre de 2020, en parte por razones relacionadas con la oferta proveniente de la OPEP y en parte por una menor demanda procedente de los efectos de la pandemia.

El impacto negativo en el nivel de actividad económica que produce el coronavirus se inserta en las economías domésticas por diversos canales, tanto desde el punto de vista de la demanda como el punto de vista de la oferta de los recursos productivos.

A. Debido al menor movimiento de personas y transporte, producto de las medidas tomadas dentro de las fronteras tanto voluntarias como impuestas por los estados para reducir la tasa de expansión de los infectados por el nuevo coronavirus1, se reduce la demanda de consumo de bienes (principalmente durables) y de servicios. Por esto se espera una caída en los ingresos tanto del sector manufacturero como del no manufacturero.

Prohibición de viajar a países considerados como focos de infección2 y el cierre de fronteras genera que estos efectos se derramen sobre otras economías a través de la disminución del comercio y del turismo internacional.

B. La menor demanda doméstica genera menos ventas por parte de las empresas de todos los rubros. Pueden existir sectores que por su servicio puedan incrementar su negocio durante las medidas de cuarentena en los diversos países. Aun así, el primer efecto comentado debería ser mayor, en la mayoría de los sectores, ya que se tienen muchas empresas que no facturan y empleados que no reciben sus salarios normalmente. Ante la disminución del nivel de actividad, los sectores afectados comienzan a despedir personal, reducen salarios, compran menos insumos y refinancian o cortan la cadena de pagos, agravando la situación.

A nivel global, este efecto se canaliza a través de la disminución del precio de exportación de productos claves, afectando principalmente a países en desarrollo que dependen en gran medida de los envíos de commodities al exterior.

C. El rompimiento de la cadena de pagos se puede ver exponenciado por el menor crédito otorgado por los bancos ya que ante un escenario de empeoramiento de las carteras crediticias se reducen los créditos ofrecidos.

D. Ante la imposibilidad de moverse en el territorio nacional, los sectores que no pueden sustituir la presencia de los trabajadores por sistemas de teletrabajo se ven obligados a reducir la jornada laboral o directamente cerrar sus plantas. Este problema se origina principalemente en la oferta agregada, mientras que A y B son problemas relacionados con la demanda agregada.

El extremo de esta situación se vive en Estados Unidos, en donde el número de estadounidenses que solicitaron beneficios de desempleo alcanzó un récord de 3.28 millones de personas en la semana que finalizó el 22 de marzo. Para la semana terminada el 28 de marzo, el número marcó otro récord de 6.64 millones de personas. El paquete de ayuda de $ 2.2 billones aprobado por la Casa Blanca y el Congreso aumentó los pagos para los desempleados a hasta $ 600 por semana durante hasta cuatro meses, mientras que el Departamento de Trabajo alivió algunas restricciones de presentación, lo que probablemente esté contribuyendo al aumento en las cifras de desempleo.