ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
Rofex20
130.550,00 ARS Rofex20 DIC21
140.800,00 ARS Rofex20 FEB22
Oro
1.864,30 USD Oro NOV21
1.864,00 USD Oro ENE22
Petroleo
80,63 USD Petroleo NOV21
79,70 USD Petroleo ENE22
Maíz
- USD Maiz Ros NOV21
203,60 USD Maiz Ros DIC21
- USD Maiz Ros ENE22
- USD Maiz Ros FEB22
- USD Maiz Ros MAR22
196,40 USD Maiz Ros ABR22
180,50 USD Maiz Ros JUL22
185,80 USD Maiz Ros SEP22
- USD Maiz Ros DIC22
Soja
359,00 USD Soja Ros NOV21
357,00 USD Soja Ros ENE22
- USD Soja Ros FEB22
320,00 USD Soja Ros MAR22
- USD Soja Ros ABR22
320,10 USD Soja Ros MAY22
- USD Soja Ros JUN22
326,00 USD Soja Ros JUL22
329,50 USD Soja Ros SEP22
- USD Soja Ros NOV22
Trigo
- USD Trigo Ros NOV21
242,00 USD Trigo Ros DIC21
248,00 USD Trigo Ros ENE22
252,40 USD Trigo Ros MAR22
252,00 USD Trigo Ros MAY22
254,50 USD Trigo Ros JUL22
- USD Trigo Ros SEP22
- USD Trigo Ros DIC22
- USD Trigo Ros ENE23
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
Rofex20
130.550,00 ARS Rofex20 DIC21
140.800,00 ARS Rofex20 FEB22
Oro
1.864,30 USD Oro NOV21
1.864,00 USD Oro ENE22
Petroleo
80,63 USD Petroleo NOV21
79,70 USD Petroleo ENE22
Maíz
- USD Maiz Ros NOV21
203,60 USD Maiz Ros DIC21
- USD Maiz Ros ENE22
- USD Maiz Ros FEB22
- USD Maiz Ros MAR22
196,40 USD Maiz Ros ABR22
180,50 USD Maiz Ros JUL22
185,80 USD Maiz Ros SEP22
- USD Maiz Ros DIC22
Soja
359,00 USD Soja Ros NOV21
357,00 USD Soja Ros ENE22
- USD Soja Ros FEB22
320,00 USD Soja Ros MAR22
- USD Soja Ros ABR22
320,10 USD Soja Ros MAY22
- USD Soja Ros JUN22
326,00 USD Soja Ros JUL22
329,50 USD Soja Ros SEP22
- USD Soja Ros NOV22
Trigo
- USD Trigo Ros NOV21
242,00 USD Trigo Ros DIC21
248,00 USD Trigo Ros ENE22
252,40 USD Trigo Ros MAR22
252,00 USD Trigo Ros MAY22
254,50 USD Trigo Ros JUL22
- USD Trigo Ros SEP22
- USD Trigo Ros DIC22
- USD Trigo Ros ENE23
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
Rofex20
130.550,00 ARS Rofex20 DIC21
140.800,00 ARS Rofex20 FEB22
Oro
1.864,30 USD Oro NOV21
1.864,00 USD Oro ENE22
Petroleo
80,63 USD Petroleo NOV21
79,70 USD Petroleo ENE22
Maíz
- USD Maiz Ros NOV21
203,60 USD Maiz Ros DIC21
- USD Maiz Ros ENE22
- USD Maiz Ros FEB22
- USD Maiz Ros MAR22
196,40 USD Maiz Ros ABR22
180,50 USD Maiz Ros JUL22
185,80 USD Maiz Ros SEP22
- USD Maiz Ros DIC22
Soja
359,00 USD Soja Ros NOV21
357,00 USD Soja Ros ENE22
- USD Soja Ros FEB22
320,00 USD Soja Ros MAR22
- USD Soja Ros ABR22
320,10 USD Soja Ros MAY22
- USD Soja Ros JUN22
326,00 USD Soja Ros JUL22
329,50 USD Soja Ros SEP22
- USD Soja Ros NOV22
Trigo
- USD Trigo Ros NOV21
242,00 USD Trigo Ros DIC21
248,00 USD Trigo Ros ENE22
252,40 USD Trigo Ros MAR22
252,00 USD Trigo Ros MAY22
254,50 USD Trigo Ros JUL22
- USD Trigo Ros SEP22
- USD Trigo Ros DIC22
- USD Trigo Ros ENE23
Actualizado 05/04/22 17:00

SALUD ANIMAL

Estudian el impacto de la miasis en la ganadería argentina

Un equipo de investigación realizó el primer relevamiento sobre el impacto de esta parasitosis en los rodeos del país. Causada por el díptero "Cochliomyia hominivorax", la miasis en el ganado provoca una disminución en la producción de carne, leche y lana, lo que ocasiona pérdidas económicas.


La miasis se define como la infestación de animales vertebrados con larvas de dípteros, las cuales durante un cierto período se alimentan de los tejidos del hospedador. Si bien diferentes especies de dípteros pueden provocar miasis, en la Argentina la más común es causada por Cochliomyia hominivorax y afecta a los animales vertebrados de interés productivo, a los silvestres y, ocasionalmente, al hombre. Este insecto ocasiona disminución en la producción de carne, leche y lana, aumento de infecciones secundarias y, en casos severos, mutilaciones y la muerte de los animales severamente afectados. En este contexto, un equipo de investigación del INTA, del Conicet y de la Universidad Católica de Córdoba realizó el primer análisis sobre el impacto productivo y económico de esta parasitosis en los rodeos argentinos.

“A pesar de la importancia que tiene Cochliomyia hominivorax en la producción ganadera no existe en nuestro país información integrada sobre la magnitud de su impacto en las distintas actividades ganaderas, los factores que favorecen su aparición, métodos de prevención y tratamiento así como la resistencia a las drogas insecticidas empleadas para su control”, expresó Santiago Nava, investigador del INTA Rafaela y del Instituto de Investigación de la Cadena Láctea (IdICaL; INTA-Conicet), quien coordinó el trabajo de relevamiento.

Se realizaron encuestas a productores ganaderos en 15 provincias: Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Misiones, Salta, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán.

“Nuestro objetivo es que la información generada contribuya a una mejor comprensión del impacto productivo y económico de la miasis por Cochliomyia hominivorax y al diseño de estrategias para su control”, señaló Nava. Para el análisis se incluyeron diferentes actividades productivas (cría-recría, invernada, tambo, ciclo completo) y especies animales (bovinos, ovinos, caprinos y equinos).

“Cerca del 80 % de los encuestados respondió que la miasis es una problemática sanitaria y productiva importante o muy importante”, expresó Marcelo Signorini, epidemiólogo del Idical INTA-Conicet, y añadió: “Independientemente de qué tan importante la consideran, en más del 90 % de los establecimientos encuestados se observaron casos clínicos. Para los productores de la región extra-pampeana, la miasis es un problema más relevante que lo percibido por los productores pampeanos (provincias de Buenos Aires, La Pampa, y centro y sur de Córdoba y Santa Fe). Un tercio de los productores extra-pampeanos señaló tener muerte de animales por miasis, sin embargo, esto no se reporta en aquellos de la zona pampeana”.

En cuanto a las causas que predisponen la aparición de la infestación en bovinos adultos aparecen: los partos, las garrapatas y las heridas. Mientras que, en terneros, los factores más asociados son los ombligos mal cerrados, castraciones y, en menor medida, la colocación de caravanas. “Cuando el análisis de las causas se desagregó entre áreas pampeana y extra-pampeana, la principal diferencia que se visualiza es que las garrapatas solo son importantes para la zona extra-pampeana y el pietín se vuelve una de las causas más relevantes en la zona pampeana. Algo similar ocurre para el caso de los terneros, donde, como es esperable, no se atribuyó relevancia a las garrapatas en el desarrollo de miasis”, analizó Signorini.

En el análisis cuantitativo de las estrategias utilizadas para prevención y tratamiento con drogas sistémicas se determinó que, para prevención, la doramectina aparece como el antiparasitario más utilizado, seguido por la ivermectina.

“Prácticamente el 34 % de los productores de ambas regiones informaron sobre la presencia de menor eficacia a la observada en el pasado reciente o tolerancia de las fases larvales del díptero a los antiparasitarios sistémicos, como doramectina e ivermectina”, puntualizó Oscar Anziani, uno de los especialistas en miasis de la Argentina y docente en la Facultad de Ciencias Agropecuarias (Universidad Católica de Córdoba), quien señaló que “debido a que millones de bovinos de nuestro país son tratados anualmente, se ha establecido una fuerte dependencia de estas drogas y la resistencia podrá complicar seriamente el control de este insecto”.

“La sumatoria de los costos asociados a la mano de obra y a la aplicación de productos veterinarios para la prevención y el tratamiento de la miasis llega a un valor cercano a los $ 6.000.000.000”, afirmó Nava quién remarcó que este cálculo incluso subestima el costo total real, debido a que solo se incluyeron las cinco provincias más representadas en las encuestas (Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Salta y Santa Fe). Además, no se consideró a los tambos en el cálculo de costos por el uso de productos veterinarios y no se evaluó económicamente el impacto económico por el efecto físico directo de la miasis sobre el desarrollo y los parámetros productivos de las distintas especies utilizadas como ganado.

Por esto, “es relevante desarrollar estrategias para mitigar los efectos de esta parasitosis, a fin de evitar las pérdidas económicas claramente significativas que acarrea la presencia de este parásito en el territorio argentino. En la actualidad estamos desarrollando algunos ensayos con estrategias alternativas para el control de esta parasitosis”, destacó Nava.