ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
Rofex20
130.550,00 ARS Rofex20 DIC21
140.800,00 ARS Rofex20 FEB22
Oro
1.864,30 USD Oro NOV21
1.864,00 USD Oro ENE22
Petroleo
80,63 USD Petroleo NOV21
79,70 USD Petroleo ENE22
Maíz
- USD Maiz Ros NOV21
203,60 USD Maiz Ros DIC21
- USD Maiz Ros ENE22
- USD Maiz Ros FEB22
- USD Maiz Ros MAR22
196,40 USD Maiz Ros ABR22
180,50 USD Maiz Ros JUL22
185,80 USD Maiz Ros SEP22
- USD Maiz Ros DIC22
Soja
359,00 USD Soja Ros NOV21
357,00 USD Soja Ros ENE22
- USD Soja Ros FEB22
320,00 USD Soja Ros MAR22
- USD Soja Ros ABR22
320,10 USD Soja Ros MAY22
- USD Soja Ros JUN22
326,00 USD Soja Ros JUL22
329,50 USD Soja Ros SEP22
- USD Soja Ros NOV22
Trigo
- USD Trigo Ros NOV21
242,00 USD Trigo Ros DIC21
248,00 USD Trigo Ros ENE22
252,40 USD Trigo Ros MAR22
252,00 USD Trigo Ros MAY22
254,50 USD Trigo Ros JUL22
- USD Trigo Ros SEP22
- USD Trigo Ros DIC22
- USD Trigo Ros ENE23
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
Rofex20
130.550,00 ARS Rofex20 DIC21
140.800,00 ARS Rofex20 FEB22
Oro
1.864,30 USD Oro NOV21
1.864,00 USD Oro ENE22
Petroleo
80,63 USD Petroleo NOV21
79,70 USD Petroleo ENE22
Maíz
- USD Maiz Ros NOV21
203,60 USD Maiz Ros DIC21
- USD Maiz Ros ENE22
- USD Maiz Ros FEB22
- USD Maiz Ros MAR22
196,40 USD Maiz Ros ABR22
180,50 USD Maiz Ros JUL22
185,80 USD Maiz Ros SEP22
- USD Maiz Ros DIC22
Soja
359,00 USD Soja Ros NOV21
357,00 USD Soja Ros ENE22
- USD Soja Ros FEB22
320,00 USD Soja Ros MAR22
- USD Soja Ros ABR22
320,10 USD Soja Ros MAY22
- USD Soja Ros JUN22
326,00 USD Soja Ros JUL22
329,50 USD Soja Ros SEP22
- USD Soja Ros NOV22
Trigo
- USD Trigo Ros NOV21
242,00 USD Trigo Ros DIC21
248,00 USD Trigo Ros ENE22
252,40 USD Trigo Ros MAR22
252,00 USD Trigo Ros MAY22
254,50 USD Trigo Ros JUL22
- USD Trigo Ros SEP22
- USD Trigo Ros DIC22
- USD Trigo Ros ENE23
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
ARS
Rofex20
130.550,00 ARS Rofex20 DIC21
140.800,00 ARS Rofex20 FEB22
Oro
1.864,30 USD Oro NOV21
1.864,00 USD Oro ENE22
Petroleo
80,63 USD Petroleo NOV21
79,70 USD Petroleo ENE22
Maíz
- USD Maiz Ros NOV21
203,60 USD Maiz Ros DIC21
- USD Maiz Ros ENE22
- USD Maiz Ros FEB22
- USD Maiz Ros MAR22
196,40 USD Maiz Ros ABR22
180,50 USD Maiz Ros JUL22
185,80 USD Maiz Ros SEP22
- USD Maiz Ros DIC22
Soja
359,00 USD Soja Ros NOV21
357,00 USD Soja Ros ENE22
- USD Soja Ros FEB22
320,00 USD Soja Ros MAR22
- USD Soja Ros ABR22
320,10 USD Soja Ros MAY22
- USD Soja Ros JUN22
326,00 USD Soja Ros JUL22
329,50 USD Soja Ros SEP22
- USD Soja Ros NOV22
Trigo
- USD Trigo Ros NOV21
242,00 USD Trigo Ros DIC21
248,00 USD Trigo Ros ENE22
252,40 USD Trigo Ros MAR22
252,00 USD Trigo Ros MAY22
254,50 USD Trigo Ros JUL22
- USD Trigo Ros SEP22
- USD Trigo Ros DIC22
- USD Trigo Ros ENE23
Actualizado 16/11/21 06:02

SEGÚN IDESA

Se sigue reformando la coparticipación sin transparencia

El gobierno propuso reducir la coparticipación para la Ciudad de Buenos Aires y restablecer los subsidios nacionales para los servicios públicos en esa jurisdicción. Esta contradicción es la consecuencia de seguir posponiendo un debate transparente sobre la coparticipación que le dé equidad y eficiencia al federalismo.


El último informe nacional del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA), puntualizó que «el gobierno nacional dejó trascender que recuperará para sus arcas recursos públicos que la anterior gestión había cedido a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La justificación para haberle cedido a la Ciudad esos recursos fue el traspaso de la Policía Federal a la Ciudad».

Según el reporte «la justificación para quitarle ahora esos recursos es que la Ciudad de Buenos Aires ya cuenta con muchos recursos propios por habitante. En paralelo, y a pesar de ser el distrito con más recursos propios, el actual gobierno decidió revertir la política del anterior gobierno y restableció los subsidios nacionales a los servicios públicos del área metropolitana«.

Macro horizontal inread

Este entuerto se produce porque se considera imposible discutir un nuevo régimen de coparticipación federal de impuestos. La Constitución estableció que un nuevo régimen de coparticipación debía ser sancionado en 1996. Ya se está próximo a entrar a un cuarto de siglo incumpliendo con este mandado. Pero lo más pernicioso es que se hacen modificaciones a la coparticipación de manera opaca, discrecional y arbitraria a través de diferentes vericuetos legales y no a través de los canales institucionales (que sería el debate y la sanción de una ley en el Congreso).

En tal sentido, el estudio del Instituto señala que «en el año 2019, la distribución automática de impuestos entre la Nación y las provincias fue de $2,7 billones. De este monto, el 40% fue a la Nación (que adicionalmente recibe el impuesto al cheque y los recursos de seguridad social y aduaneros) y el 60% se distribuyó entre las provincias. Entre este 60% que fue a las provincias se observa que»:

  • La provincia de Buenos Aires recibió el equivalente a $21 mil por habitante.
  • La Ciudad Autónoma de Buenos Aires recibió $28 mil por habitante.
  • El resto de las provincias recibió en promedio $48 mil por habitante.

«Estos datos muestran el primer indicio del desorden de la coparticipación. La provincia de Buenos Aires recibe por habitante menos de la mitad de lo que reciben el resto de las provincias. La Ciudad de Buenos Aires, que ahora sería perjudicada con la quita, también recibe menos que el resto. Pero entre el resto de las provincias también hay muchas arbitrariedades. Por ejemplo, Córdoba, Santa Fe y Mendoza reciben unos $35 mil per cápita, cuando Santa Cruz recibe $66 mil y Tierra del Fuego $108 mil. Provincias con similar nivel de atraso, como Jujuy y Formosa, reciben $55 mil y $90 mil, respectivamente» señala el estudio.

La arbitraria distribución de la coparticipación es solo una parte de la mala organización del federalismo. La otra fuente de inequidad e ineficiencia es la forma en que se asigna el presupuesto nacional. Por ejemplo, si bien la Ciudad de Buenos Aires recibe relativamente poca coparticipación, es la más beneficiada con el gasto público nacional. La Nación a la Ciudad de Buenos Aires le paga la Justicia, la seguridad (con Gendarmería y Prefectura nacionales), obras de infraestructura (agua, cloacas y calles) y el subsidio al transporte público (trenes y colectivos). Es más, con la Ley de Solidaridad se revirtió el avance del anterior gobierno, que había eliminado los subsidios nacionales a la electricidad, gas y agua en la Ciudad de Buenos Aires, y sumó un beneficio adicional más para la Ciudad.

La interrelación entre Nación y provincias está plagada de hipocresía y oportunismo. Por un lado, se declama la imposibilidad de avanzar en una reforma de la coparticipación que la Constitución estableció en forma expresa y con plazo. Por el otro, sin debate ni mucho menos transparencia, se toman decisiones que redistribuyen enormes masas de recursos entre jurisdicciones. Esto genera réditos políticos para quien detenta el poder, pero produce enormes costos sociales y económicos. El desorden del sector público tiene origen en esta perversa forma en que se administra el federalismo.

Para finalizar el reporte menciona que «una nueva coparticipación debería respetar tres principios. El primero es que cada jurisdicción recibe los impuestos que sus habitantes pagan. El segundo es que, para compensar asimetrías regionales, la coparticipación pasa a ser un fondo interprovincial donde las provincias más ricas aportan parte de lo que sus habitantes tributan para subsidiar a las más pobres. El tercer principio es que los fondos públicos nacionales no pueden ser usados para dar “ayudas” a las provincias a cumplir con sus funciones, dado que ya recibieron sus propios recursos y las asimetrías regionales ya fueron compensadas».